“El objetivo fundamental es hallar un equilibrio en la industria minera”

El ingeniero Rodolfo Miccone está a cargo actualmente de la Secretaría de Minería de la provincia. Turbulentos momentos tuvo que atravesar en los primeros días de gestión cuando se desató el denominado “conflicto minero” en el oeste de la provincia, con preguntas, protestas y primeras planas en todos los medios de comunicación. El camino para llegar a esa difícil instancia no fue menos arduo.
Los ascendientes de Miccone hunden sus raíces en el pueblo de Mutquín, en el departamento Pomán. Rodolfo, es necesario aclararlo, proviene de una familia de mineros de esa comuna en los lindes y peñones de los cerros que desde Capital conocemos como Ambato.
Siendo un eterno viajante, como demanda la actividad minera, ha conocido el mundo y ha conocido la melancolía del hogar y la familia. No obstante, asegura estar “eternamente agradecido” a lo que le ha dejado la actividad minera.

-¿Dónde te formaste como ingeniero en minería?

-En Catamarca. Soy de la provincia, de Mutquín, un pueblo que antes supo ser muy conocido por sus dotes para la exploración y explotación de minerales. Estudié en la Escuela Gobernador Houssein y luego asistí a la Universidad Nacional de Catamarca, donde estudié Ingeniería Minera.

-¿Cómo influye tu formación en tu trabajo actual?

-La teoría siempre es importante: capacitarse, estudiar y poner empeño en los años de universidad. Pero también hay que decir que en una actividad como la minería, la práctica juega un papel importantísimo. He viajado mucho y he trabajado en minas en toda la Cordillera: en yacimientos cercanos al Monte Pissis; también en Peñas Negras. También he estado en México, en el emprendimiento La Colorada, en la localidad de Hermosillo, donde pude imbuirme de todo el proceso de la minería, no sólo de la actividad de exploración y extracción en sí. Esas experiencias son las que me han nutrido como profesional de la minería.

-Ser minero es un trabajo realmente agotador…

-Sin dudas. El círculo de la minería es muy reducido. Demando muchísimo mental y físicamente. Ahora mismo recuerdo momentos, a 4.500 metros sobre el nivel del mar, con mucho frío, alejado de todos los afectos, rodeado de gente sólo conocida por el trabajo. Pero también deja muchas satisfacciones; la minería es la madre de todas las industrias. En serio, todas las actividades industriales que se realizan actualmente dependen de una u otra manera de lo que produce la industria minera.

-Me decías que te criaste en una comunidad marcada por la minería…

-Así es. Viví hasta los 11 años en Mutquín y luego me vine a la Capital para empezar la secundaria. Entré a la universidad, trabajé para poder ganarme el sustento. En la UNCa, empecé la carrera de Ingeniería, después la dejé para empezar la carrera de Ciencias Económicas; pero finalmente volví a Minería. En ese momento, y ahora mismo también, sentía que era lo mío, lo que sabía hacer bien y lo que me despertaba pasión. Porque eso es muy importante, poner pasión en este trabajo es esencial, porque si no te ganan las circunstancias.

-Ahora también sos docente en la universidad…

-Sí, pero ya trabajaba como docente desde antes. Luego de terminar algunos trabajos en el sector minero, empecé a buscar empleo y me dieron la posibilidad de trabajar como docente en la universidad. Es una actividad realmente gratificante, poder devolver todas las cosas que he aprendido. Allí conocí a muchos colegas y amigos que ahora trabajan conmigo. Todo el equipo de trabajo con el que me desempeño es de Catamarca y se ha recibido estudiando en la UNCa.

-¿Tenés una perspectiva integral sobre la actividad?

-Sin dudas. Creo que lo fundamental para hacer industria, sin importar el rubro, es el equilibrio. Catamarca se merece más de la minería, en todo sentido: más producción mirando a la minería como industria, y más pensamiento a futuro, tratando de mostrar a la gente cuáles son los caminos para pensar la minería como una posibilidad positiva de trabajo y progreso. Tenemos que hacer una actividad catamarqueña, hecha por catamarqueños. Ése es el objetivo de nuestros esfuerzos.

-Pasaste mucho tiempo lejos de la familia por tu trabajo…

Que no te quepa duda. Esos son los momentos más difíciles. Viajar es muy lindo, conocer, contrastar, estar de los dos lados de la cuestión, pero siempre es esencial volver al hogar cuando uno empieza a extrañar.

Familia y pasión

Rodolfo Miccone está casado con María Eugenia Acuá, también docente en la Universidad Nacional de Catamarca. Juntos son padres de 4 hijos chicos. “Es una familia grande y eso también demanda un gran esfuerzo. En definitiva, cuando he realizado largos viajes de trabajo (6 meses en Cerro Vanguardia) uno realmente siente la distancia y extraña profundamente a los seres queridos; pero todo es parte del trabajo”, asegura Rodolfo sin olvidarse de su compañera de vida. “Ella es quien me apoyó incondicionalmente en todo mi vida: para terminar mis estudios, para trabajar, y también para hacer el enorme esfuerzo de quedarse cuidando a la familia, cuando yo viajaba a otros emprendimientos mineros en otros lugares del mundo, como México o Perú”.
Un dato: Miccone mide casi 2 metros. No es azaroso: su otra gran pasión es el básquetbol. “Durante mucho tiempo jugué y me dediqué al deporte, es mi otra pasión”.

 

 
Anuncios

Una respuesta a ““El objetivo fundamental es hallar un equilibrio en la industria minera”

  1. Comparto este link para reflexionar sobre la minería en catamarca: http://www.pergaminovirtual.com/blogs/mineriaencatamarca/

Para comentar debes ingresar vía redes sociales

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s