Estiman $58.000 MM reservas minerales metálicos en República Dominicana

SANTO DOMINGO. Las reservas de metales que guarda el subsuelo dominicano tienen ya un valor cuantificado: US$57, 671,109, 641. La cifra es un estimado de la Sociedad Dominicana de Geología (Sodogeo), que se basa en el precio actual de los metales en el mercado internacional, así como en los principales yacimientos en cantidades considerables para explotar en el país.

Según los cálculos de la entidad, el tesoro que se esconde bajo tierra es de unos 26,599,752 onzas de oro, 167,264,150 de plata, 651,559,910 libras de cobre, 6,129,145,187 libras de zinc y 25,092,700 libras de niquel. Este botín lo comparten ocho empresas, a través de unos 14 proyectos que se encuentran en exploración y explotación.

Estos proyectos están diseminados en varias localidades del país, algunas muy deprimidas económicamente. Dos han sido explotados por años: Falcondo, de la empresa Falconbridge Dominicana, ubicado en la provincia Monseñor Nouel (Bonao), y la Rosario Dominicana, que por años operó la zona de Pueblo Viejo, Cotuí, que ahora está bajo operación de la empresa Barrick Gold.

Falcondo entró en operaciones en 1971, y con cierre temporal en 2008, reactivó sus labores a mediados de 2010, mientras que la Rosario operó desde 1975 hasta 1999.

Pese a los años de explotación y a que tanto la ley de minería del país, (Ley 146), como la ambiental (64-00) establecen que los municipios donde se explota un recurso minero deben recibir el 5% de los beneficios de esa actividad, la situación de ambas localidades dista mucho de la riqueza.

Cotuí es el municipio cabecera de la provincia Sánchez Ramírez que en 1993, en plena operación de la Rosario Dominicana, se encontraba entre las diez ciudades más pobres del país. En el Atlas de Pobreza que preparó entonces la Oficina Nacional de Planificación (Onaplan, Sánchez Ramírez figuraba con el 80.5% de su hogares, viviendo en condiciones de pobreza.

En Bonao, donde está Falcondo, el porcentaje de hogares pobres era de un 60.7%.

Al 2005, cuando el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicó un nuevo Altas de Pobreza del país, basado en datos de 2002, los hogares pobres en Sánchez Ramírez representaban el 53.4%. Para entonces, ya la Rosario había dejado de operar. En el caso de Bonao, el porcentaje era de 37.7%.

Según recuerda Cristina Thomen, encargada de relaciones públicas de la Cámara Minera y Petrolera (Caminpe), cuando ambas empresas iniciaron sus operaciones en los años 1970, el aporte de la actividad minera al Producto Interno Bruto (PIB) fue por encima del 7%, lo que ella justifica en la bonanza de la Rosario Dominicana.

“Teníamos una mina de oro y plata que se operó en la fase óxida, que es la capa vegetal de arriba, y era un material que ya estaba disuelto o meteorizado como le llaman… Era muy aprovechable, y por tanto, los ingresos y los aportes fueron considerables, pero cuando se fueron agotando los fósiles y aparecieron los sulfuros, la recuperación ya no era tan eficiente, la ecuación se fue a cero, pues se extraía sulfuro con tecnología de oxido”.

Indica que todavía en los años 1990, cuando la Rosario bajaba su producción, surgía la Falconbridge, logrando mantener la bonanza, hasta que el precio del niquel empieza a caer en los mercados internacionales al punto que esta empresa tuvo que cerrar sus puertas en el 2008.

Para los directivos de la Cámara Minera y Petrolera la poca evidencia de progreso en las zonas donde se realiza minería se debe a la forma poco transparente en que los gobiernos dominicanos han manejado los recursos que aporta ese sector. El vicepresidente de la Cámara, Manuel Tapia, se cuestiona el uso que se ha dado a los recursos que aporta la empresa Falconbridge, de la que el Estado es, además, dueño de un 10% de las acciones.

“El problema está en nuestra casa. La Constitución establece desde el año 1943, que todo yacimiento mineral pertenece al Estado Dominicano y el Estado lo vende, no lo entrega a nadie, porque todo lo que se extrae hay que pagárselo”. Y agrega que: “El gran problema es que debemos exigirle al Estado que esos ingresos y beneficios se apliquen a favor de la ciudadanía y que sean bien administrados, porque, yo me pregunto, y no digo que lo hayan malversado, pero… yo nunca he visto los beneficios que aporta la Falconbridge, dónde el Estado lo invirtió? ¿en qué obras? ¿en cuáles construcciones?”, insiste Tapia.

Juan Gil Argelés, director de la Caminpe, añade que, ante la falta de información sobre el manejo de los recursos, esa entidad trabaja para que el país se suscriba a la Iniciativa para la Transparencia de la Industria Extractiva (EITI, por sus siglas en inglés). “Estamos abogando por la EITI, para saber qué hacen los gobiernos con esos ingresos, porque si estamos sacrificando nuestros recursos, debemos saber en qué lo gastan”, enfatiza.

Según Gil, con la adhesión al EITI, se podrá saber cuál es la producción de las mineras y cuáles sus beneficios, así como, dónde se invierten los recursos, que ahora es secreto de Estado.

Empresas y sus reservas

Cormidom, con sus proyectos Cerro Maimón Óxidos, Cerro Maimón Sulfuros, Loma Pesada, Bayaguana y Cumpie, se agenció los derechos de exploración de alrededor de 1,200,000 onzas de oro; más de 12,200,000 onzas de plata; 500,000 libras de cobre y 92,700 libras de niquel.

Barrick Gold, con el proyecto Pueblo Viejo, fue el agraciado de la explotación de 23,600,000 onzas de oro, 145,000,000, de onzas de plata; 530,000,000 libras de cobre y 6,000,000,000 libras de zinc.

La empresa Falcondo, con Loma Caribe, explota una reserva de niquel de 25,000,000 de libras.

También la canandiense Unigold, con Neita, goza del favor de poder explorar porciones del territorio nacional, donde se estima que existen 300,000 onzas de oro; mientras Goldquest, con Las Anima y La Escandalosa fue privilegiada con otras 534,000, onzas de oro y 2,888,000, de plata, más 105,570,586 libras de cobre y 129,145,187 libras de zinc.

A EnviroGold, proyecto Las Lagunas, se le entregaron 621, 000 onzas de oro y 6,400,000 de plata; a Energold 220,000 onzas de oro, y a Everton, con La Lechosa Óxidos y Sulfuro, 34,876, 000 onzas de oro, 756,000 de plata, y 15,361,500 libras de cobre.

 http://diariolibre.com.do/noticias/2012/06/06/i339077_estiman-unos-us58-000-millones-las-reservas-metales-mineros.html
Anuncios

Una respuesta a “Estiman $58.000 MM reservas minerales metálicos en República Dominicana

  1. Francisco Martinez

    Por lo que se puede apreciar en República Dominicana el régimen neoliberal es el que impera en la minería. Se explotan los yacimientos y las regiones siguen siendo igual de pobres. El Estado que es el dueño de los yacimientos apenas tiene la participación de un 10% en ellos. Es preferible asociarse a las empresas extranjeras con la modalidad que lo hace Venezuela en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Para comentar debes ingresar vía redes sociales

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s