Los conflictos sociales no solo los causa minería sino falta de agua en zonas pobres

Arequipa – Perú

La ex funcionaria del Estado y consultora en tema mineros, Marita Chappuis, habla sobre las razones de la oposición a las inversiones extractivas en el país. Aborda las lecciones que ha dejado hasta el momento el conflicto en Cajamarca por el proyecto Conga y las alternativas para que se desarrolle una  nueva minería que genere menos conflictos sociales.

¿Por qué que hay tanta resistencia a los proyectos mineros?

No podría decirse que la minería es la causa de los conflictos sociales. Si no que  hay un problema en la zona rural. Yo  tengo una chacra de espárragos en Cañete en donde no hay minería y ahí el nivel de conflictividad también es bastante alto. Tenemos el río Cañete que tiene agua todo el año, pero la infraestructura de riego está colapsada; hace años que no se mejora. Este tema del agua no está resuelto en ninguna parte del país, peor en la zona rural.

¿Las mineras deberían desarrollar infraestructura de riego que beneficie a sus proyectos y también a los agricultores ?

Los dineros del canon deberían destinarse a financiar la construcción de gran infraestructura hidráulica. Que no se hagan “proyectitos” y canales por aquí y allá. Esta gran infraestructura es la que se necesita para enfrentar el cambio climático ( traducido a veces con escasez lluvias).No hay un levantamiento de las necesidades reales de agua y cuál será su uso planificado.

¿Cree que se le quiere achacar a la minería los problemas de desarrollo?

Fuera de la ciudad estoy convencida que hay un problema serio de agua y baja rentabilidad de la agricultura. En ese caldo que está que hierve, llega una empresa minera y aparecen los problemas. En Cañete, una empresa que iba a construir una hidroeléctrica se demoró cinco años en comenzar la obra porque la población estaba convencida de que les iban a quitar el agua. Y una hidroeléctrica no consume agua.

¿Cómo corregir estas percepciones que tiene la población sobre la minería?

Tiene que surgir una institución independiente que reciba el respaldo y la legitimidad de la ciudadanía. Esa institución debe ser la Autoridad Nacional del Agua (ANA), porque no tiene nada que ver con la minería. Si hay un problema de agua y de cambio climático entonces el ANA debería crecer en fondos, expertos y herramientas informáticas para que sea respetada. Este reforzamiento evitaría la gran conflictividad que existe.

Existe también la percepción de que los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) no son transparentes.

Hay estudios y estudios. Cuando estaba en el ministerio, quise hacer una depuración en el registro de empresas que elaboran estos trabajos. Las que escriben lo que le conviene a la minera, deberían ser eliminadas. Pero se opuso el Indecopi diciendo que estaba haciendo un grupito cerrado que iba a manipular todo desde un monopolio. Si como autoridad recibo un EIA mal hecho, no solo debo mandar observaciones sino rechazarlo. Debo publicarlo en El Peruano diciendo que tal estudio, elaborado por la consultora tal ha sido rechazado. Así queda un precedente.

MINAS CONGA

Sobre el proyecto Conga la sensación es que los cajamarquinos se quedarán sin agua y se destruirán cuatro lagunas.  

El mensaje (de los que se oponen) al proyecto ha tenido muy buen marketing. Fue dirigido a Lima: ocho millones de personas que no tienen agua, que viven en un desierto. Se ha vendido muy bien  y no es verdad. En Cajamarca lo que sobra es agua, lo que falta es desarrollo. Tienen un elevado nivel de lluvias, todo es verde. Si les dicen que secarán dos lagunas a un limeño se imagina a un río Rímac sin agua.

¿Cuáles son las razones de peso para considerar que el EIA de Conga está bien hecho?

En Cajamarca, llueve 700 milímetros por año y con 400 mm/año alcanza para hacer agricultura.  Las lagunas son pequeñas (una tiene un área de una hectárea, la otra siete), están mineralizadas y no tienen ni la calidad ni la cantidad de líquido para alimentar las cuencas. Estas lagunitas suman 100 mil m3, para la agricultura se requieren 210 millones de m3,  y no descargan en ninguna cuenca porque tienen una base impermeable.

También aducen que esas lagunas son ecosistemas ancestrales que no pueden reemplazarse con reservorios.

Nos vamos a Aguada Blanca y también hay lagunas de millones años de antigüedad que se han regulado con una presa y que todo ese recurso se utiliza para generar energía. No nos pongamos a decir: no toquemos la naturaleza. Otra cosa es que alguien quiera instalar una mina en la Plaza de Armas de Arequipa. Ahí no porque tiene un valor histórico.

¿Los tratos que ha tenido Yanacocha con la comunidad también es un punto que enciende conflicto?

Cuando voy al supermercado, encuentro queso arequipeño pero no cajamarquino. Cajamarca y Arequipa son las dos cuencas lecheras más importantes del país. ¿Qué pasa? En Cajamarca, les pagan 60 centavos por el litro de leche. Hay un problema de rentabilidad con los ganaderos de la zona. Ahí uno encuentra a una población polarizada: a los agricultores y ganaderos cada vez más pobres; y a los otros que se sacaron la lotería y trabajan con la minera. Por ejemplo, un chofer de una minera gana más que el rector de la Universidad Nacional de Cajamarca. Cómo no va a haber enfrentamiento si no hay alternativas económicas.

Pero sería una prosperidad falaz ¿la minería es una actividad sostenible en el tiempo?

Cuando empecé a estudiar ingeniería de minas en la universidad en 1979, un país muy minero era Finlandia. Pero después, el país dejó de ser minero y se volvió un gran fabricante de maquinaria minera. Además tienen a los genios de Nokia, una de las empresas más importantes en el mundo tecnológico. Tenemos que seguir ese camino. Invertir en innovación y tecnología. Se dio fondos a las universidades estatales por concepto de las regalías mineras y no los utilizan. Exhortaría a las universidades a que utilicen a esos cerebros peruanos en el extranjero que no consiguen fondos para sus investigaciones para desarrollar esto.

Las autoridades de gobierno tampoco han sintonizado con la población. 

Pero claro, no es razonable que un ministro se lave las manos y diga que él no sabe nada, que ese  EIA de más de 27 mil páginas ha sido aprobado por la gestión anterior de García, cuando él sigue trabajando en su despacho con los mismos funcionarios que lo firmaron. ¡Imagínate lo que puede pensar la población sobre esa actitud!

INVERSIONES MINERAS

¿Estos conflictos sociales pueden volverse una bestia negra para el ingreso de nuevas inversiones?

Las soluciones vendrán de los actores de la sociedad civil. Estos líderes negociando con las empresas van a impulsar los proyectos. El Estado va a estar un poco más atrás con su lentitud. Debe haber mayor liderazgo de los gobiernos regionales y de las agrupaciones civiles.

¿Y como encajarían los gobiernos regionales en esta discusión de la gran minería si no tienen competencia?

Pero si tienen una legitimidad social. No creo que una minera que no quiera conversar con el presidente regional de la zona. ß

 
Anuncios

Para comentar debes ingresar vía redes sociales

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s