El Zimapanio

Pachuca, Hidalgo.- La tarde de aquel día de mayo de 1801, había sido particularmente calurosa en la Ciudad de México, más el edificio del Real Seminario de Minería, entonces recién inaugurado, ofrecía una agradable sensación de frescura.

En su gabinete, don Andrés Manuel del Río Fernández, ilustre maestro de aquel plantel, permanecía absorto frente una roca grisácea que acababan de enviarle del Real de Minas de Zimapán, era, sin duda, un ejemplar de especiales condiciones, como se reflejaba en los apuntes que se apilaban por decenas en su mesa.

La mirada del científico madrileño, de apenas 36 años, se abstrajo con el ajetreo de los grupos de paseantes que deambulaban frente a la plaza del llamado Palacio de Minería; evocó entonces sus años felices de estudio al lado de don Antonio Lorenzo Lavoisiera, a cuya amistad tuvo que renunciar cuando fue decapitado la mañana del 8 de mayo de 1794, en Paris, al grito popular de “¡La revolución no necesita de sabios!”; sobre exaltado recordó cómo tuvo que huir hasta el Puerto de Calais, de donde pasó a Inglaterra y de allí a su querido Madrid, donde a sugerencia otro gran sabio, don Fausto de Elhúyar, fue enviado a la Ciudad de México, a fin de integrar el claustro de profesores del Real Seminario o Colegio de Minería.

Llegaron entonces las imágenes de su llegada a Veracruz, el 20 de octubre de 1794, a bordo del navío de guerra “San Pedro de Alcántara”. Desde entonces se dedicó en cuerpo y alma a sus cátedras y la investigación en mineralogía. Así, sus pensamientos retomaron la mañana de dos, tres o tal vez cuatro días, ya no recordaba cuantos, cuando un alumno de su clase, originario del Real de Zimapán, sitio ubicado a no pocas jornadas de la Ciudad de México, le había llevado aquella roca suave, de color gris plateado y de transición dúctil en la que había observado la gran estabilidad frente a la oxidación. Ningún otro metal de los entonces 22 conocidos tenía esa propiedad.

Las pruebas se habían repetido una y otra vez, anotando minuciosamente, los resultados que había experimentado, todo lo que se podía hacer lo había hecho y en todas las ocasiones su conclusión fue que se trataba de un nuevo metal, de condiciones extraordinarias. Ahora cavilaba en el nombre que le daría, por su consistencia y apariencia pensó en llamarle “Pancromo”, sin embargo, recordó que los últimos elementos descubiertos llevaron apelativos que hacían mención del nombre del lugar donde se les encontró en estado natural y después de cavilar en el sitio de su procedencia, el Real de Minas de Zimapán, decidió llamarle Zimapanio, que sería el elemento número 23 de la tabla periódica de los elementos.

Un año después, don Andrés Manuel del Río entregó las muestras que contenían el nuevo elemento a Alejandro de Humboldt, quien los envió a Hippolyte Víctor Collet-Descotils, en París, para su análisis. Collet-Descotils analizó las muestras e informó, equivocadamente, que contenía sólo cromo, por lo que von Humboldt, a su vez, rechazó la pretensión de su amigo don Andrés sobre un nuevo elemento.

Sin embargo, a mediados de 1830, cuando en Suecia el profesor Nils Gabriel Sefström redescubre este elemento y lo bautiza de manera definitiva con el nombre de vanadio, en homenaje a Vanadis, la diosa escandinava de la belleza y el amor. En ese mismo año, el químico alemán Friedrich Wöhler demostraría que el zimapanio estudiado por Del Río y el Vanadio de Sefström, eran el mismo elemento.

Andrés Manuel Del Río muere a los 84 años, dejando tras de sí un exitosa carrera, inclusive, puede asegurarse que su pensamiento liberal influyó notablemente en su tiempo y su nombre quedaría enlazado imperceptiblemente a estas tierras que desde el año de 1869 integraron el hoy Estado de Hidalgo.

 

http://www.oem.com.mx/elsoldehidalgo/notas/n2194784.htm

Anuncios

Para comentar debes ingresar vía redes sociales

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s