Trabajadores de Cemento Andino Iniciaron paro indefinido

Tienen 25 meses de retardo en la aprobación de nuestra contratación colectiva, donde los salarios son de hambre, porque devengan 150 ó 200 Bs F. semanales. “Acá vino una junta directiva que ha sido indolente, que no le duele el trabajador y nos ha mantenido con unos niveles de salarios de miseria”, dijeron los afectados.

 Con el objeto de manifestar de forma pacífica por la firma y cumplimiento de la contratación colectiva por parte de los gerentes de Cemento Andino, más de 400 empleados de esa torrefactora iniciaron ayer una protesta pacífica desde las seis de la mañana, lo que impidió que gandoleros pudieran abastecerse de cemento para luego ser comercializados en diferentes puntos de la geografía trujillana. Los trabajadores esperan logrear la firma de la contratación colectiva que lleva más de 25 meses vencida.

       Posición del sindicato

       En este sentido conversamos con Freddy Andrades, presidente del Sindicato de Trabajadores de Cemento Andino, quien explicó que “como se evidencia los cuatrocientos y tantos trabajadores que dependemos y laboramos en esta empresa, incluyendo personal gerencial, Ingenieros, técnicos y obreros estamos aquí manifestando nuestro gran descontento, porque a pesar de ser una empresa que tiene 30 años, con un personal altamente calificado, que es una de las 9 empresas de cemento en el país, que está en manos del estado, que ha mantenido los altos niveles de producción y de rentabilidad, porque lo único que hacemos es producir de manera eficaz, hoy nos estalla en la cara una triste realidad, una empresa que dice ser socialista y que hoy, el mismo socialismo no está matando de hambre. Tenemos 25 meses de retardo en la aprobación de nuestra contratación colectiva, donde los salarios son de hambre, porque devengan 150 ó 200 Bs F. semanales. El Estado nos ha descuidado, acá vino una junta directiva que ha sido indolente, que no le duele el trabajador y nos ha mantenido con unos niveles de salarios de miseria. Ya están vencidas dos contrataciones colectivas y tenemos más de dos años sin percibir aumentos de salarios, cuando la empresa ha percibido niveles record de producción y de ventas”.

       Injusticia

       Indicó Andrades “que ahora que la empresa está en manos del estado no se hace una verdadera justicia social y solo vemos negligencia de la junta directiva, quien hace justicia social hacia la calle pero no lo aplica hacia sus trabajadores, cuando la empresa en tres años no ha necesitado de auxilio económico, porque es una empresa que se autofinancia. Nosotros no somos políticos, somos trabajadores que pedimos lo que es justo, porque el dinero existe y lo han sacado para ayudar a la comunidad, aunque estamos de acuerdo con eso, también pedimos lo que nos pertenece, porque la directiva no puede ser luz para la cale y sombra para la casa, ya no podemos mantener nuestras casas por los bajos salarios”.

Tomado de El tiempo

About these ads

Los comentarios están cerrados.